twiiter facebook linkedin youtube instagram spotify

Un alcalde de izquierdas en NYC

Bill de Blasio es, seguramente, el candidato más a la izquierda que ha alcanzado nunca la Alcaldía de Nueva York. Han existido otros alcaldes del Partido Demócrata, si, pero ninguno con un discurso tan social y con un perfil personal tan mestizo y cosmopolita como el suyo.

El que se convertirá en breve en primer edil neoyorquino ha hecho una campaña electoral centrada en la denuncia de la desigualdad social, que ha crecido en los últimos años de forma exponencial en la Gran Manzana. Se ha basado en el lema “Historia de dos ciudades”, título mítico de la novela de Dickens sobre el Londres de finales del XIX, y ha insistido hasta la extenuación en el valor de la educación pública como salvaguarda de la igualdad de oportunidades.

De Blasio ganó hace un mes las primarias demócratas contra todo pronóstico. No era el candidato preferido por el aparato del Partido Demócrata, pero sí por los electores, y ayer se alzó con una victoria épica. El efecto contagio así como su perfil y carisma personales lo catapultaron pronto en las encuestas electorales. Es verdad que a ratos su discurso suena un tanto hortera y demagógico, pero la política norteamericana contiene ingredientes que desde la óptica cartesiana de los europeos resulta muy cursi, y, en todo caso, la prensa coincide en su valentía ideológica y la autenticidad de su discurso.

20131105-231803.jpg
Es emocionante comprobar cómo el propio candidato representa la apuesta por la convivencia multiétnica. Es de raza blanca, su pareja es una poetisa y activista afroamericana y uno de sus hijos ha hecho campaña por él con un mensaje por la convivencia entre diferentes identidades. Todo un soplo de aire fresco.

Denis Itxaso