twiiter facebook linkedin youtube instagram spotify

Consulta taurina, oportunidad de oro

Participaré de la consulta y lo haré para votar en contra de la continuidad de los toros en San Sebastián

El Ayuntamiento de San Sebastián ha decidido convocar una consulta ciudadana sobre la celebración de corridas de toros, tras dar por buenas las firmas de 9000 donostiarras que se han sumado a la petición liderada por la plataforma Donostia antitaurina Orain! y que trata de impedir que el Consistorio siga habilitando espacios públicos para la celebración de espectáculos taurinos.

Quienes me conocen saben que no soy amigo de adoptar posturas maximalistas y que soy poco dado a plantear los debates en términos de obligación o prohibición. Tengo claro que esta es una controversia de calado en el que las cuestiones éticas se mezclan con otras más pragmáticas, y que ni los favorables ni los detractores de los toros han mantenido siempre plena coherencia en los argumentos y posiciones que hemos venido manejando.

Sin embargo, tengo claro que participaré de la consulta y lo haré para votar en contra de la continuidad de los toros en San Sebastián. Lo haré en primer lugar porque me resulta difícil concebir que estos eventos eleven el sufrimiento animal a categoría de espectáculo público, y porque aún asumiendo que se invocarán cuestiones económicas y se apelará a tradiciones milenarias, ninguno de estos argumentos me alcanza para superar el rechazo que me provoca el modo en que se sacrifica al animal. Reconozco que la estética del toro me resulta imponente, y me precio de tener grandes y buenos amigos y amigas que son aficionadas a las corridas, pero no logro encontrar atractivo alguno en el sometimiento agónico que se le inflige al toro.

En todo caso, me gustaría que este mecanismo de participación que estrenamos los donostiarras se desarrollase de la manera más edificante posible, incluyera debates y facilitase el acceso a la información sobre las posturas enfrentadas. En definitiva, que ni la vehemencia ni el ardor de los argumentos de unos y otros empañen lo que puede llegar a ser una preciosa oportunidad para tomar una decisión colectiva sobre las corridas de toros de manera ejemplar.

  1. Gabriel dice:

    Entonces como a ti no te gusta, lo prohíbes. Solo te fijas en la muerte del animal, sin reparar en lo que hay anteriormente y todo lo que le rodea. De la misma forma, como yo no paso por la acera de tu casa, si un día hay que rehabilitarla porque se ha desconchado, pues votaré para que no la arreglen, con el mismo respeto y comprensión que tu demuestras.

    • denisitxaso dice:

      Perdona Gabriel, yo no prohibo nada. Sólo doy mi opinión, y la doy porque el ayuntamiento nos la pregunta a los donostiarras. A partir de ahí, entiendo que será una voluntad colectiva la que tendrá la última palabra.

      • Gabriel dice:

        Creo que el respeto y la libertad están por encima de lo que opine el criterio de personas que desconocen el trasfondo de lo que rechazan. La tauromaquia siempre ha sido de minorías, siempre ha convivido con antitaurinos que la han querido abolir por diferentes motivos: ecológicos (un despilfarro las extensiones de tierra destinadas al toro bravo) , religiosos (los domingos eran para ir a misa), humanos (el hombre no tenía derecho a jugarse la vida)… ahora es porque se quiere acabar con la forma de vida de un animal único porque no se asumen los últimos 15 minutos de un destino para el que ha sido criado según su temperamento y naturaleza. Seria bueno que llegaras a la verdad en cuanto a la realidad económica (la mayor recaudación por iva cultural de Europa, triplica al resto de artes juntas en España), cultural (es inabarcable, pero infórmate y lee), mediambiental (sustenta el tercer ecosistema con mayor biodiversidad del mundo tras el Amazonas y el sudeste asiático)… Ahora se quiere acabar con esto porque ahora se quiere legalizar la prohibición, lo que demuestra que tenemos unos políticos ignorantes y cobardes que se mueven por modas. ¿Por qué no escribe sobre las organizaciones que subvencionan con millonadas a asociaciones y a partidos interesados en humanizar a los animales como si el mundo en que viviéramos fuese una película de Walt Disney?

        • denisitxaso dice:

          Si la base de todo el debate es descalificar a quien opina distinto llamándole ignorante, sinceramente hay poco que discutir. Efectivamente me quedo con el respeto y la libertad que reclamas, incluida la de expresión y opinión. Ojalá en la consulta seamos unos cuantos.

  2. Gabriel dice:

    Que tenemos “unos políticos ignorantes y cobardes que se mueven por modas” es una realidad bastante objetiva si por ignorante adjetivamos a alguien “que ignora o desconoce cierta cosa” y por cobarde a alguien que “perjudica o hace daño de forma encubierta por carecer de valor”. A mi me encanta debatir con personas siempre que tengan argumentos, lástima que esas mismas personas no tengan argumentos y su ignorancia les hace ponerse a la defensiva cuando ven que con los tópicos de siempre no les vale. Espero que las personas voten con la misma libertad que pueden tener las personas que de forma libre puedan acudir a una plaza de toros como la de Illumbe.

Denis Itxaso