twiiter facebook linkedin youtube instagram spotify

Congresos en Euskadi: compartir y participar

El turismo en Euskadi ha pasado de ser un sector económico auxiliar a representar uno de los principales motores de crecimiento y generación de empleo y riqueza. Los datos de visitantes y pernoctaciones, de satisfacción de usuarios, así como la notoriedad internacional de los destinos urbanos vascos, dan muestra del peso creciente de este sector y nos emplaza a las instituciones a planificar y repensar nuestras políticas para abordar con inteligencia los desafíos de todo orden que este nuevo panorama plantea.

Sin embargo, y a pesar de no ser el nuestro un destino clásico de “sol y playa”, nuestro turismo aún necesita superar cierta estacionalidad que hace del invierno una época en la que nuestra capacidad hotelera y fuerza organizativa queda en parte ociosa y el turismo profesional, de ferias, congresos y reuniones de trabajo se torna en la principal baza a emplear para amortiguar ese efecto valle. Además, el denominado turismo MICE acostumbra a atraer visitantes con una capacidad adquisitiva media-alta que dinamiza también el comercio y, si vuelve satisfecho de su estancia en nuestras ciudades, puede convertirse en el turista de ocio futuro y volver trayendo consigo a familia o amigos.

Con motivo del debate abierto en el Parlamento Vasco sobre la futura Ley de Turismo, las instituciones guipuzcoanas hemos planteado que se constituya un órgano en el que diputaciones y capitales puedan participar en el establecimiento de los criterios que llevan al sector público vasco a elegir los lugares en los que organiza sus eventos de todo tipo. Ello, tras haber realizado diferentes estudios profesionales en los que queda certificado que si bien San Sebastián acoge el 42,1% de los congresos cuando dependen exclusivamente de la iniciativa privada, ese ratio se reduce al 26,8% cuando es el Gobierno Vasco o alguna de sus sociedades públicas las que lo impulsan.

imageSin embargo, la mera apelación al equilibrio y equidad ha suscitado reacciones airadas por parte de los directores de algunos de los principales equipamientos que acogen este tipo de reuniones en Bizkaia, y quisiéramos dejar patente que no es nuestra voluntad poner en tela de juicio la capacidad de organizar eventos profesionales en el territorio vecino. Hay razones sobradas para que los guipuzcoanos sintamos como propio el éxito de la transformación vivida en Bilbao y pensamos que la unión y el trabajo conjunto puede fortalecernos enormemente como destino a los tres territorios. Esa es precisamente la visión que tratamos de trabajar en el seno de Gipuzkoa, donde estamos seguros que la alianza de la capital y el territorio va a rendir beneficios al conjunto, porque las comarcas y ciudades guipuzcoanas tienen mucho que aportar y ofrecer también en este ámbito del turismo, y somos conscientes de que unidos y colaborando, saldremos ganando.

Si atendemos al estudio anual que realiza el Observatorio Turístico de Euskadi para Basquetour, entidad del Gobierno Vasco, sobre el turismo de negocios y congresos, los resultados indican con claridad que las mejores valoraciones corresponden a San Sebastián. Así el 70,9% recomendaría activamente Donostia como sede de congresos, mientras que en el caso de Bilbao el índice se queda en 34,4%; si pedimos a los propios congresistas que valoren a la ciudad en la que se ha celebrado la reunión, un 79,5% lo hace muy positivamente en el caso de San Sebastián, mientras que un 34,9% otorga esta calificación a Bilbao. Estos datos ponen de manifiesto que la profesionalidad de los organizadores de congresos en Donostia, la calidad de sus infraestructuras y de la oferta en general de la ciudad es totalmente equiparable, si no superior, a la que hace Bilbao y que el desequilibrio a la hora de repartir los congresos organizados o patrocinados por el Gobierno Vasco no obedece a esta causa. Esta situación es especialmente grave porque hablamos de recursos públicos, que deben ser aplicados de forma transparente y con criterios de proporcionalidad; cuando no se hace así, el legítimo beneficio de unos, Bizkaia y Bilbao, supone el injusto perjuicio para otros, Gipuzkoa y Donostia.

No se trata de enfrentar ciudades o territorios, ni de alentar el resentimiento. La finalidad de la propuesta que hemos realizado como Diputado y Concejal de Turismo que somos del territorio y la capital, va justamente en sentido contrario: crear un órgano en el que todas las partes interesadas estén representadas y en el que las decisiones relacionadas con la distribución territorial de congresos, convenciones y reuniones profesionales, organizadas o patrocinadas por el Gobierno Vasco, sean tomadas de forma transparente y compartida. El turismo es un sector económico de futuro y representa una gran oportunidad para Euskadi; ha llegado el momento de dotarse de las estructuras para gestionarlo de manera profesional y de acuerdo con su importancia. Este debe ser un objetivo común para todos nuestros territorios, ciudades y comarcas. En este empeño, trabajar conjuntamente, tomar decisiones compartidas y hacerlo desde la racionalidad y el equilibrio, beneficiará no solo a Gipuzkoa sino también a Araba y Bizkaia. Hagamos más Euskadi desde la participación y el trabajo compartido.

 


Congresos en Euskadi: compartir y participar
DENIS ITXASO / ERNESTO GASCO
El Diario Vasco
28 mayo 2016

El turismo en Euskadi ha pasado de ser un sector económico auxiliar a representar uno de los principales motores de crecimiento y generación de empleo y riqueza. Los datos de visitantes y pernoctaciones, de satisfacción de usuarios, así como la…Leer más…

Denis Itxaso